lunes, marzo 28, 2011

Sacrificio y vino puro


Los latinos llamaban Genius al dios al cual todo hombre es confiado en tutela en el momento de su nacimiento. La etimología es transparente y se la puede observar todavía en nuestra lengua en la cercanía que hay entre genio y generar. Que Genius tiene que ver con el generar es por otra parte evidente en el hecho de que el objeto por excelencia “genial”, para los latinos, era el lecho: genialis lectus, porque en él se realiza el acto de la generación. Y consagrado a Genius era el día del nacimiento, al que por esto mismo denominamos todavía genesíaco. Los regalos y los banquetes con los cuales celebramos el cumpleaños son, a pesar del odioso y ya inevitable cantito anglosajón, un recuerdo de la fiesta y de los sacrificios que las familias romanas ofrecían al Genius en el natalicio de sus integrantes. Horacio habla de vino puro, de un lechón de dos meses, de un cordero “inmolado”, es decir, rociado con la salsa para el sacrificio; pero parece que, en sus orígenes, no había más que incienso, vino y deliciosas figazas de miel, porque Genius, el dios que preside el nacimiento, no gustaba de los sacrificios sangrientos. (Agamben, Giorgio: "Genius" en Profanaciones, pp. 7-8).
Hoy ofrezco sacrificio a mi Genius. Quiero mi lechón y mi vino puro, por favor.

2 comentarios:

Ezequiel M. dijo...

Feliz cumpleaños?

Linkillo dijo...

Ahora con más pertinencia: ¡Feliz cumpleaños! (como no podías venir, decidimos levantar la clase)

 

Blog Template by YummyLolly.com - Header Image by Vector Jungle