sábado, febrero 25, 2006

¿Salir del Super?

No estimaba demasiado a la revista “La mujer de mi vida”. Había leído sus primeros números y no encontraba nada que seduzca a mi enfermizo interés. Sin embargo, pasó el tiempo y encontré en el último número (año 3 nro.30) una revista bien formada (además de su diseño que siempre fue encantador). Aunque no me cierra esa perspectiva temática (en éste último número el tópico es “la moda”) ya que limita claustrofóbicamente a sus redactores, descubrí que además abre varias puertas de discusión, y libertad a sus periodistas para plantear posiciones ideológicas claras (e incluso, a veces, opuestas entre sí) y pienso que el valor de la revista está, a pesar suyo, en las notas periféricas.

Rescato principalmente dos discusiones que creo se vienen susurrando en todos los pasillos, o en cuanta cena intelectualoide haya, pero no se discute demasiado en este ámbito (revisteril o bloggero). La primera es acerca del populismo chavista enfrentado a la nueva política del movimiento zapatista y está a cargo de Raúl J. Cerdeiras.

La otra, en la que me quiero detener, ya que expresa lo que pienso desde hace tiempo mucho mejor de lo que yo podría plantearlo, es acerca de la “banalidad poética” de la mayoría de la poesía de la década pasada y la actual. Esta nota, firmada por Alejandra Varela realiza un análisis de las voces predominantes de la Nueva Poesía Argentina (si el rotulo es de ella, es lo único que refuto) y en él señala que la década del 90’ (tomando como ejemplos a Gambarotta, Cucurto y Belleza y Felicidad) se basa en una autorreferencialidad desmedida (basada en amiguismos sin posibles discusiones de estéticas o poéticas) y en un uso vacío del lenguaje banal o cotidiano. Cito: “No es que la voz poética de cuenta del vacío posmoderno, sino que el sujeto poético no puede vivir, no puede atravesar la experiencia, no puede ponerle el cuerpo al acontecimiento”; “El problema de fondo es que esto se traduce en una escritura donde la vida y la palabra carecen de autocrítica. Ese micro mundo de elogios repartidos lleva a convertir la onda, ese estilo de personalidad, a veces actuando para la tribuna, en un modo de escritura”.

Por fuera de esta revista pero aún más insertado en el campo poético, Walter Cassara, viene planteando esta discusión hace ya algún tiempo sin demasiados oídos que la discutan. ¿Usted, señora, que piensa?.

3 comentarios:

Gabriela dijo...

Para los lectores de fuera, que andamos medio atrasados en cuestiones de literatura argentina ¿qué tal unos enlaces para conocer las obras de estos poetas? Se agradecerían. Muchos saludos.

Pablo Croci dijo...

http://www.amigosdeloajeno.org/

http://www.fogwill.com.ar/punctum.html


aquí hay de todo un poco.
gracias como siempre por pasar y leer.

El Mantícora dijo...

Yo pienso que no hay ninguna revista buena. Por ahora..

BWAHAHAHAA..

Saludos,

Doña Mantícora

 

Blog Template by YummyLolly.com - Header Image by Vector Jungle