domingo, octubre 08, 2006

Señal de ausencia

Me pedía cosas imposibles, y como contrapartida yo le pedía cambios drásticos. Acaso pequé de inocente al pensar en mi reclamo como drástico y no, a su vez, tambien como imposible. Pero la situación estaba ya lejos de ser nueva, y no era la primera vez que ocurría una negociación como contramarcha de una amenaza de dejar la casa, que no dejaba de ser amenaza por esos pocos centavos de entero que siempre me faltaban para concretarla.
Hoy le decía a Dito que el eterno mandato de no rendirse sin intentar conlleva el riesgo de no aprender de la propia experiencia: uno intenta, intenta, reintenta y vuelve a intentar, y, tras reiterados fracasos, otra vez intenta, tan hija de puta es la esperanza a veces (pero que horror, yo, invocando ideales románticos). Einstein decía que locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados distintos. Me pregunto si no se referiría a la estupidez.
De cualquier manera, de sur a norte, de este a oeste, de arriba abajo, y vice versa tambien, en esa casa no había margen posible de convivencia así que sin saber si gano o pierdo el cielo, esta tarde vacié el que fue mi cuarto hasta dejarlo como habitación de hotel. Había algo de sadismo en esa tarea, hasta por momentos pensaba cambiar todos los muebles de lugar a su estado original previo a mi llegada, una especie de "efecto Amelie", y probablemente desistí mas por fiaca que por consideración.
En la cabeza me sonaba una canción espantosa "me despido de ti y me voy, que lástima pero adiós" mientras armaba los bolsos y me aseguraba de no dejar nada para no tener que volver. Estaba solo, y por la ventana oscurecía; esto era positivo y negativo: por un lado no dejaba espacio a otra negociación de contramarcha, por otro, nunca voy a estar seguro de si entendió qué fue lo que decidí y si estaría (estará) esperándolo/me.
Quizá porque aún después de la frase de Einstein no se distinguir lo que idiotez de lo que es locura, mientras cargaba las cosas al auto pensé en si notaría el cambio o simplemente desencadenaría reacción cuando le faltara quien le llenara la silla de enfrente para cenar. Así que con la parsimonia de las despedidas de las películas de los '40 (Humprey Bogart caminando en su perramus lloviendo, quizá) escribí una oración en un papel, arranque el auto y puse del CD esa canción que había escuchado algo mareado en la estación del subte el día anterior, cuando tomé la decisión, "Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao, ¿no ves que va la luna rodando por Callao?"
Y al compás de la balada, saludé a las perras y me fui. Podría haber dejado una carta explicando, pero la nota que dejé sobre la cama cubierta solo por el cubrecama, decía en mayúscula de imprenta, en el borde superior izquierdo del papel, "Los olmos no dan peras".

5 comentarios:

Espiritu Muajajesco dijo...

¿Dios le daba Olmos al que no tenia Peras? Posiblemente lo hiciera, y siguiendo con los ejemplos cinematograficos, se me viene a la cabeza Al Pacino en El Abogado del Diablo cuando dice algo como: "Dios, ese maldito sadico... ".
O "She is leaving home" de los Beatles, a quien les tengo un profundo rechazo.
En fin, creo que para algunos fue un fin de semana bastante choto, con precipitaciones y nubosidad en aumento. Espero que mejore en el conourbano de nuestras vidas, o al menos no empeore.
La esperanza la habían embasado en las pinturerias para pintarse la cara, por orden de Diego Torres, y ciertamente no es epoca de andar carapintado. Nunca lo fue.
Primo, espero que podamos acostumbrarnos y estar mejor con estos cambios que se avecinan. Y hablando de vecinas, la mia esta buena, asique si te sentis mal podes agarrar unos binoculares y espiarla.

Espiritu Muajajesco dijo...

FE DE ERRATAS:
Donde dice "embasado" deberia decir envasado. El ambassador hotel se derritio en el pequeño diccionario muajajesco y se combino con la palabra envase, haciendo un hibrido mas ORTO que GRAFICO.
Si, soy un asno, ¿y que? Algun asnofobico?

andy dijo...

Basado en una historia real? Quién era el loco de la balada al final?
Muy lindo!!

karu dijo...

la convivencia depende de dos (o tres o los que convivan) siempre, y la culpa, aunque no quiero decir culpa porque no es exactamente eso es de los dos (o mas etc.). entonces me parecio que podes pensar ¿quien es el olmo? ¿o son los dos olmos porque ninguno puede dar peras (obvio figurativamente, no)? es como ese dicho de que es mas resistente si un roble o un junco, y una dice, el roble, pero el dia que vino el huracan todos los robles caen y los juncos bailan.
chicos los felicito por el blog! siempre hay algo interesante para mirar!

Nicolas Ruiz dijo...

Esa historia que cuenta es real, cuando cambiaste de carrera, y te desligaste de tus compañeros del colegio, incluyendo a tus amigos que no eran tan imbeciles como el resto.
Que paso? Simplemente desapareciste. Lucas se fue a vivir con la novia a escobar, yo volvi a cambiarme de carrera: Ing. Electronica. y el resto de la gente, ni idea aunque no es de mi preocupacion. Estamos muy cerca tuyo pero a la vez muy distantes. Se lo extraña amigo! De por si, muy buen relato. Parece que te esta yendo bien en la carrera.
Un abrazo!

 

Blog Template by YummyLolly.com - Header Image by Vector Jungle